volver a
inicio

 

El mundo se está quedando sin tiempo para convocar la voluntad política necesaria para solucionar la crisis climática. El año 2015 parece ser el año crítico en que debemos actuar rápida y decisivamente para tener alguna posibilidad de limitar el calentamiento global a menos de 2 ºC, y ni hablar de las 350 partes por millón de CO2 que, según los científicos, es el límite seguro. La Cumbre de Río de junio de 2012 debía ser el punto de partida de un impulso de tres años hasta 2015, pero acabó siendo más un lloriqueo que un pistoletazo de salida.

El 2015 llegará y se irá con otra tanda de lloriqueos, a menos que el movimiento climático internacional pueda generar un nivel de presión política sin precedentes para la acción climática. Necesitamos una demostración masiva y sostenida de fuerza que interrumpa el status quo y capture la imaginación pública.

Se necesita un CAMBIO ENERGÉTICO GLOBAL.

Debemos exigir a los Gobernantes una nueva forma de obtener ELECTRICIDAD que utilice los RECURSOS RENOVABLES que posee nuestro país. Ya basta de construir costosas y sucias TERMOELÉCTRICAS, es hora de ocupar la ENERGÍA del VIENTO y del SOL.

 

 

Datos sismográficos